Los cuatro acuerdos

Share Button

Los Cuatro acuerdos contienen sabios consejos para lograr la felicidad personal y la armonía con quienes nos rodean

Los Cuatro acuerdos es un ensayo escrito por el médico mejicano Miguel Ruiz y está basado en la sabiduría de los antiguos totelcas.
Los Cuatro acuerdos nos enseña las cuatro reglas básicas para lograr el equilibrio físico, mental y emocional que tanto buscamos, basta leerlos para darse cuenta de la gran verdad que encierran.

Los 4 acuerdos

Los Cuatro acuerdos de Miguel Ruiz

1- SE IMPECABLE CON TUS PALABRAS: Habla con integridad. Di solamente lo que quieras decir. Evita hablar contra ti mismo y chismorrear sobre los demás. Utiliza el poder de tus palabras para avanzar en la dirección de la verdad y el amor. Toda la magia que posees se basa en tus palabras. Son pura magia, y si las utilizas mal, se convertirán en magia negra. Con una sola palabra puedes cambiar una vida o destruir a millones de personas. Se impecable con tus palabras y trasciende tu nivel de existencia

2- NO TE TOMES NADA PERSONALMENTE: Lo que los demas dicen y hacen es una proyeccion de su propia realidad, de su propio sueño. NADA de lo que hacen es por ti. Cuando seas inmune a las opiniones y los actos de los demas, dejarás de ser la víctima de un sufrimiento innecesario. La impecabilidad de tus palabras te llevara a la libertad personal, al exito y a la abundancia.

3-NO HAGAS SUPOSICIONES: Encuentra la valentía necesaria para preguntar y expresar lo que realmente quieres. Comunícate con los demás tan claramente como puedas a fin de evitar mal entendidos, tristeza y dramas. Solo con este acuerdo transformarás tu vida por completo, el día que no hagas suposiciones, te comunicarás con habilidad y claridad y tus palabras se volverán impecables.

4-HAZ SIEMPRE LO MAXIMO QUE PUEDAS: Lo máximo que puedas hacer cambiará de un momento a otro; será distinto cuando estés sano que cuando estés enfermo. Bajo cualquier circunstancia, haz sencillamente lo máximo que puedas, y de este modo evitarás juzgarte, maltratarte y lamentarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *