La ropa influye en la imagen que damos



La ropa es una de nuestras cartas de presentación ante los demás, de acuerdo a como nos vean será la imagen que tendrán de nosotros.

La importancia de la ropa que usamos está directamente relacionada con nuestra imagen y esta será percibida como positiva o negativa ante los ojos de los demás.

Aunque un viejo dicho asegure que el hábito no hace al monje, tenemos que sincerarnos y aceptar que en la actualidad nadie se toma el tiempo de saber como somos en realidad, nos juzgan de acuerdo a lo que ofrecemos a simple vista y la vestimenta es obviamente lo primero que se observa.


Que dice la ropa de nosotros

Si alguna vez pensaste que la ropa es un tema frívolo y superficial que está relacionado sólo con el negocio la moda, tal vez te sorprenda descubrir la importancia que tiene la vestimenta en nuestra vida cotidiana.
La ropa no solamente nos cubre y nos permite vernos más o menos atractivos sino que también permite identificar en muchos casos el trabajo que desempeñamos.

¿Cómo sabemos que alguien es policía, bombero, médico, enfermero, etc? Porque determinados trabajos o profesiones utilizan una vestimenta particular que los distingue del resto.
Los empleados de banco o de oficinas utilizan trajes o un tipo de vestimenta formal, no desempeñan sus tareas en traje de baño, de la misma forma que no vamos a la playa vestidos de fiesta.

La ropa y la imagen

La simple observación de la vida cotidiana nos permite darnos cuenta del papel que juega la ropa en nuestras vidas.
Una persona bien vestida será mejor aceptada que otra que luce desprolija y mal arreglada, no se trata de usar ropa de marca, sino de llevar una indumentaria prolija y adecuada para la ocasión.

La ropa habla de nuestra autoestima, alguien que se arregla con esmero está mostrando quererse a si mismo y automáticamente los demás lo tratarán con consideración.
En cambio un aspecto desprolijo ofrece la imagen de una persona que no se quiere y hasta se desprecia, en ese caso el trato de la mayoría se corresponderá con ese concepto.

Vestirse y verse bien no depende del dinero, aún contando con pocas prendas puedes ser una persona bien vestida, sólo es necesario esmerarse para mantener la ropa en buenas condiciones y utilizar el buen gusto para darles un toque diferente para cada ocasión.
Dar una buena imagen abre muchas puertas y esa imagen dependerá en gran parte de la ropa que uses, por lo tanto no se trata de una frivolidad sino de una herramienta que debemos aprender a utilizar.

Copyright © Para Ellas, derechos reservados

Share Button





VER MAS PUBLICACIONES:


Escribe un comentario


Content Protected Using Blog Protector By: PcDrome.